Por Pedro Ramos

Llegó la primera prueba de fuego para el Atlético de Madrid de Diego Simeone, los colchoneros recibieron en el Metropolitano al Barcelona de Memphis Depay, Frenkie De Jong, etc. dirigidos por Ronald Koeman, si han seguido al conjunto Blaugrana, sabrán que no la han estado pasando de lo mejor en los últimos días, pues a media semana cayeron goleados ante el Benfica en la UEFA Champions League. Por su parte, los rojiblancos llegaron a este partido luego de una remontada de último minuto en San Siro ante el AC Milán, donde el arbitraje fue factor.

Comenzó el encuentro y ambos equipos se encargaron de cerrar el partido, las pocas jugadas ofensivas fueron detenidas por las zagas defensivas de ambos equipos, por el lado local, Lemar, Suárez y Joao Félix se dedicaron a ofender la defensa rival, con el apoyo y la velocidad de Carrasco y el liderazgo de Koke.

El FC Barcelona tuvo, en la primera mitad, un solo hombre concentrado en el partido, su nombre es Philippe Coutinho. El brasileño buscó, corrió y regateó, pero no fue suficiente para que el equipo reaccionara.

El primer gol llegó luego de una gran triangulación de Félix-Suárez-Lemar. El Portugués recibió en medio campo, encaró y filtró para Suárez, quien pasó la pelota de primera intención al Francés, que entró solo al área de Ter Stegen y definió de manera excelsa para el 1-0.

El segundo llegó por parte de un viejo conocido del FC Barcelona. De nueva cuenta, Joao Félix arrancó la jugada, pero ahora tocó con Lemar para correr en el contragolpe llevando la ventaja de 1 hombre contra el único defensor blaugrana. El campeón del mundo tocó el balón para Suárez y el pistolero, con calma y gran toma de decisión, anotó el 2-0.

Ya en el segundo tiempo, el Atleti salió a buscar guardar el resultado, como de costumbre con Simeone, y en esta ocasión funcionó desde el arranque. Los visitantes comenzaron a desesperarse y el Cholo aprovechó el estado anímico para meter su juego psicológico, que le cayó muy bien a la afición colchonera.

El partido culminó, el Atleti ganó y todo parece indicar que los de Koeman se quedarán sin entrenador en las próximas horas. Solo queda esperar el comunicado oficial o que respalden al holandés al mando del Barcelona.