Por Pedro Ramos
Imágenes: Cortesia

El Estadio Jalisco volvió a presenciar un encuentro de Liguilla en la Liga MX luego de bastante rato. En esta ocasión, el Club Atlas recibió al Club Puebla en la Ida de los Cuartos de Final del Guardianes 2021.

Con la afición presente, los Rojinegros arrancaron el encuentro buscando la puerta, para adelantarse en el marcador, sin embargo, Anthony Silva y Camilo Vargas demostraron su valía con muy buenas exhibiciones bajo los 3 palos.

La Franja del Puebla sorprendió a muchos con su alineación inicial, pues Nicolás Larcamón mandó a la banca a Santiago Ormeño, delantero Mexico-Peruano que en los últimos días ya sido vinculado a su posible venta con el Club León. En su lugar entró Christian Tabó.

El primer tiempo tuvo de protagonista a Luis Enrique Santander, árbitro central de este encuentro, quien se dedicó a impartir justicia de manera poco ortodoxa, pues los jugadores visitantes alegaron, la mayor parte del tiempo, la poca imparcialidad de Santander.

Al descanso, el encuentro se fue con un empate a cero goles, con un par de lesionados, Tabó por parte de Puebla y Renato Ibarra de lado rojinegro.

Arrancó el segundo tiempo y las emociones continuaron. Llegó el minuto 59 y Jairo Torres adelantó a los locales al provechar la desconcentrada salida Blanquiazul y la mala marca de Maximiliano Perg.

Por la mínima lo ganaba el Atlas y Larcamón mandó al “Fideo” Álvarez a la cancha. Quedaban menos de 30 minutos y Puebla buscó el gol del empate y la posible ventaja en el criterio de desempate.

Se agregaron 6 minutos al tiempo regular, el Club Puebla no demostró nada a la ofensiva en 90, con excepción de un tiro de Segovia, y el guión del encuentro no cambió en el tiempo complementario.

Con el 1-0 local culminó la primera de las batallas entre Zorros y Camoteros, el protagonista de la noche, ante la ausencia del VAR, fue Enrique Santander, el colegiado cometió un buen número de errores que terminaron por inclinar el partido para los locales.

La vuelta será este Sábado en punto de las 18:00 horas (CDMX) desde el 2 veces mundialista Estadio Cuauhtémoc. Al Puebla le toca nadar contra corriente, pero en su casa y con su gente, todo puede pasar.