Por: Francisco Rodríguez

La selección mexicana se presentó ante Gales con la misión de ganar el partido para mantenerse cerca de los primeros lugares en el ranking FIFA.

Rápidamente, la selección local, dio avisos de que el partido no sería sencillo y al minuto 10 se pusieron en ventaja, en una jugada precedida por un fuera de lugar, aprovecharon un error de marca de Salcedo y así anotar el gol.

El Tri no se pudo recuperar de la anotación recibida y fue muy intermitente en su juego, siendo un disparo del Chaka Rodríguez la jugada más peligrosa de la primera mitad.

Para el segundo tiempo, el Tata intentó mejorar el funcionamiento de su cuadro con algunas modificaciones, pero México no respondió y su juego siguió siendo malo, pudiendo empatar con una jugada en la cual el Chucky Lozano estrelló su disparo en el cuerpo del arquero y en la última jugada, Corona reventó el balón y así terminó el juego.

El juego no dio para más y México cayó en el peor juego en la era del Tata Martino como entrenador de la selección, el siguiente juego de México será ante Costa Rica el próximo martes en Austria.