El último paso antes de la gloria pero el más difícil, la final del torneo de mundial de clubes en Doha se llevó a cabo y ambos equipos buscaban el título.

Tigres se enfrentaba contra el Bayern en busca del título y ser nombrado el mejor club del mundo.

Los primeros 45 minutos de este encuentro fueron muy emocionantes, intensos y rispidos, se sabe y se conoce cómo es el juego alemán, sin embargo en esta ocasión conforme fueron avanzando los minutos Tigres más era asfixiado por los bábaros, y el susto más grande de esta mitad fue cuando el Bayern anotó al 18 Kimmich, sin embargos tras la revisión del VAR, se determinó que Lewandowski interfirió en la jugada y estaba en previo fuera de lugar así que no valió este tanto.

Por momentos Tigres buscaba salir al frente pero no hubo grandes situaciones de peligro o que pusieran nervioso a Neuer y con una defensa sólida, Tigres salió bien librado a esta primera mitad.

Para la parte complementaria no fue muy raro que Bayern buscara con mayor presión y con más jugadores el gol que les diera la ventaja y luego de varios minutos y una defensa que se cansó de rebotar balones, al 60 tras la nueva revisión del VAR por un posible fuera de lugar y después decretar el gol, Pavard anotó el primer gol del partido tras una salida de Nahuel un tanto comprometida que dejó abierto el marco y la fácil anotación para que así llegara el primero de los alemanes.

Si bien se abrió un poco más el partido, no hubo mucho más para que Tigres pudiera empatar el marcador, y el Bayern seguia buscando un gol que ampliará su ventaja, que se les complicó en conseguir.

De esta manera y de una manera muy polémica entre las revisiones del VAR y momentos milimétricos, el Bayern termina ganado el partido con marcador de 1-0 a favor de los alemanes.

Tigres por su parte culmina su participación histórica, en esta ocasión obteniendo un segundo lugar con juegos muy buenos y poniendo muy en alto el nombre de su institución y de México muy en alto.