Por Pedro Ramos

Llegó el día, la vuelta de los Cuartos de Final en la Liga MX hacían su primera parada en el Estadio Nou Camp, desde la capital de la piel y de la Fiera: León, Guanajuato.

La Franja llegaba con la mínima ventaja, que sacó del Estadio Cuauhtémoc luego de derrotar al Súper líder por marcador de 2-1. Ese gol de visitante fue un respiro muy importante para los pupilos de Ignacio Ambríz.

Arrancó el encuentro en punto de las 19:00 horas (CDMX) y le quedaban 90 minutos a uno de estos 2 equipos, Poblanos y Leoneses salieron a matar o morir, estos últimos encontraron la fortuna primero.

Imagen: Club Puebla

Corría el minuto 5, los locales atacaban por la banda izquierda, en la velocidad de William Tesillo, un centro certero y con mucha fuerza iba con rumbo a la cabeza de Fernando Navarro, quién avanzó de más y rozó ligeramente, con su espalda, la pelota. El balón entró en contacto con el muslo de Maximiliano Perg y, por la fuerza, entró velozmente al arco de Nicolás Vikonis, quien no pudo hacer mucho para evitar la caída de su portería.

Al minuto 29 llegó el gol de la Tranquilidad, en los pies del ángel esmeralda, Angel Mena aprovechó el rechace de Vikonis y tiró a puerta tan colocado que pasó entre 3 defensas y el guardameta Enfranjado. 2-0 a la media hora de juego, Puebla seguía necesitando 2 goles para avanzar, y teniendo a Ormeño en la banca, todo parecía indicar que entraría en poco tiempo.

El partido llegó a su primera mitad, los equipos salieron del campo a replantear estrategias para el complemento.

Imagen: Club Puebla

Arrancando la segunda mitad, El ‘Puma’ Gigliotti perdonó un mano a mano frente a Nico Vikonis, el que pudo ser 3-0.

No pasaron ni 10 minutos y el Puebla redondeó una noche de pesadilla al ser expulsado George Corral, al 51′. Los de Juan Reynoso se quedaban con 10 para los últimos 40 minutos del encuentro.

Y el resto del encuentro fue para el León, el dominio del balón, las jugadas de peligro, y lo más importante: la paciencia esmeralda fueron lo que llevaron al Club León a Semifinales.

El Puebla murió en la raya, se le plantó al Súper líder del torneo en los primeros 90 minutos, pero la eliminatoria tuvo 180 minutos llenos de emoción, goles y sufrimiento por ambos clubes.

Imagen: Club Puebla