En un encuentro que pintaba ser bastante interesante para la jornada, Cruz Azul recibió a Tigres en el estadio Azteca.

El primer tiempo de este partido en términos generales fue bastante soso, táctico le dicen algunos, y para el espectáculo demasiado aburrido. Lo más destacado de esta primera mitad fue que Pizarro salió de cambio por lesión y que encendió las alarmas de Tigres.

Evidentemente el primer tiempo terminó 0-0 y se esperaba un mejor juego para la segunda mitad.

Afortunadamente para los aficionados de ambos equipos en un inicio, si mejoró la segunda mitad, e incluso una inminente primera anotación se veía cerca tras un penal marcado a favor de la máquina.

Rodríguez fue el encargado de cobrar y luego de un par de minutos entre distracción y acomodo, el penal se fue por un lado de la portería y ese primer gol no llegó.

El primero gol llegó al minuto 68, sorpresivamente a favor de Tigres, tras un remate del Diente López, en donde Corona no pudo hacer nada y se vio vencido. Parecía que ya los felinos no buscarían más, que se replegarían y no quedaba más que esperar a que los minutos avanzaran hasta el final, sin embargo, durante unos minutos después al gol, Tigres volvió a buscar y presionar un poco más así que al 77 llegó el gol que le daba la ventaja definitiva, ahora por la vía de Gignac.

De esta manera con un 0-2 Tigres se lleva los 3 puntos de regreso a casa y se coloca en la 2da posición de manera provisional, mientras que Cruz Azul parece que rumbo al final del torneo se desmorona y se puede quedar fuera de esos 4 primeros lugares que dan el pase directo a liguilla.