En punto de las 9 de la noche, el Estadio Azteca retumbó al ritmo del segundo himno más hermoso del planeta. Águilas y Diablos voltearon sus cuerpos hacia la portería sur del Coloso de Santa Úrsula, donde se encontraba la bandera mexicana, uno de los símbolos patrios, que acompañaban esta noche por motivo de la celebración de la Independencia de México.

Dejando a un lado la historia nacional y enfocándonos en el encuentro que aconteció esta noche, desde el silbatazo inicial, las 2 escuadras presentes en el terreno de juego dieron todo de sí. Las águilas salieron con una formación 4-3-1-2, mientras que los visitantes formaron con 4 defensas, 3 mediocampistas y 3 delanteros.

Al minuto 18, los pupilos del ‘Piojo’ se adelantaron en el marcador, luego de un rechace del cancerbero choricero, Federico Viñas encontró la oportunidad de adelantar al Club América, y el uruguayo no perdonó, marcó el primero de la noche y le dio una ventaja muy importante para los de Coapa.

La ventaja águila duró únicamente 10 minutos, fue al minuto 28 cuando el jugador número 222, Brandon Sartiaguin, puso la anotación del empate en el Azteca. el canterano choricero aprovechó la mala marcación americanista y, con un testaraso, puso “tablas” en el partido, al marcar su primer gol en la primera división profesional.

El partido continuó con intensidad pero sin muy buena definición, Águilas y Diablos se fueron al descanso con el marcador empatado, dejando la intensidad para la segunda mitad del encuentro.

Arrancando la segunda mitad, la intensidad continuó imperando dentro del encuentro, los recorridos de los jugadores aumentaban en número, y los gritos desde el área técnica se hicieron presentes sin cesar en ningún momento.

Pero todo indicó que los equipos salieron con un chip distinto al que presentaron durante los primeros 45′, y desafortunadamente para los aficionados del futbol, las mentalidades de los clubes fue: Jugar a no perder.

Y sí que jugaron a no perder los clubes, hubo pocas llegadas al arco, y muchos errores dentro del terreno de juego. Los equipos mostraron una mentalidad muy conservadora, en un partido que otrora mostraba duelos ofensivos de poder a poder con un buen número de peleas físicas.

Y nos dieron las 10 y las 11 y las 12 y la 1 y las 2, y ninguno de los clubes mostró ganas de ofender al rival, por el contrario, el partido se jugó a contragolpes y con faltas ofensivas para evitar que los agarraran “mal parados”.

Culminó el encuentro en el Estadio Azteca, se repartieron puntos en el último partido previo a la “Triple Corona Americanista”, donde se enfrentará a las Chivas, Cruz Azul y Pumas, en las jornadas 11, 12 y 13, respectivamente.