Desde Ciudad Universitaria se enfrentaban el Club América y el Deportivo Guadalajara, hubo Clásico Nacional en Semifinales de la Copa GNP Por México y, en esta ocasión, no defraudó tanto.

No dejaron ni acomodarnos en los asientos cuando llegó la primera oportunidad de gol, a los 20 segundos, José Juan Macías adelantó al “Rebaño Sagrado” con un tiro cruzado que fue imposible de atajar para Guillermo Ochoa. De esta manera, antes del primer minuto de juego, el América ya perdía este encuentro a manos de su acérrimo rival. Las Chivas supieron tocar, correr y tirar, agarraron dormidos a los “cremas” y estos lo pagaron caro.

Al minuto 4, el América se dio cuenta de que estaban en medio de un partido, de un Clásico Nacional que, aunque era en pretemporada, vale lo mismo para la afición y ambas instituciones. El encuentro quedó trabado en el área jalisciense. Con bastantes llegadas por parte de los locales, pero cero tino, cero ganas y ceros goles.

Al minuto 31, Alexis Vega recibió el balón fuera del área, tocó para JJ Macías y el canterano rojiblanco le regresó la de gajos al ex-choricero, quien la prendió de primera intención al arco de Memo Ochoa y marcó el segundo gol de la noche. El gol que dejó callados a los aficionados americanistas, el gol que aterrizaba a las águilas en su dura realidad. La que les dio el subcampeonato hace medio año, la que los hizo caer por goleada ante el Cruz Azul. La desafortunada “nueva realidad” del Piojo y el América.

Solo pasaron 3 minutitos cuando Federico Viñas descontó el marcador, dentro del área, a contrapié y de cabeza lo marcó el Niño MaraViñas. Aún así, el América perdía el encuentro que, en las estadísticas, estaba dominando. El “pibe” tocado por la varita, el desconocido que ya es figura en el club de Coapa, el jugador que marcó en su debut, en sus primeros cuartos de final, en su primera semifinal y en su primera final del futbol mexicano, apareció cuando el América más lo necesitaba.

Con este resultado terminó el primer tiempo, las Chivas se llevaban la victoria parcial y ponían las cartas sobre la mesa ante su rival más odiado.

Regresaron las acciones a Ciudad Universitaria y al minuto 69 cayó el del empate, Sebastián Córdova, desde fuera del área, colgó el balón debajo de la horquilla de la red de Toño Rodríguez. Emparejó el marcador, pero el trámite seguía siendo del América, que ofendía y ofendía pero no veía claro en la línea final.

Al minuto 80, la alegría volvió a invadir a la escuadra Rojiblanca, El “Ángel del Gol”, Ángel Saldívar puso el 3-2 para el Rebaño Sagrado, le cayó el rebote gracias a una gran atajada de Memo Ochoa, el ex-enfranjado prendió el esférico con ganas y mucho odio, y asi llegó el tercero de las Chivas.

El cuarto de las Chivas cayó 3 minutos después, esta vez fue Isaac Brizuela, que recibió el balón dentro del área, salió para acomodarse y pego un fierrazo que volvió a callar a toda la afición americanista. Pura magia la de Brizuela, pero lo que hizo Antuna también se agradece, se movió por toda su banda dentro del área crema, amague tras amague hasta ver al “Cone” preparado y ahí, cuando lo vio listo la tocó y asistió en este golazo.

Andrés Ibargüen, de pierna derecha, al minuto 87, colgó el 3° en el marcador azulcrema, que le daba esperanzas a los “Cremas” pero se veía muy difícil el gol del empate.

Chivas se dedicó a hacer tiempo en los 5 minutos de compensación, sabían que el partido ya era para ellos y, por eso, no se animaron a ir por otro gol, el América tuvo 2 oportunidades al término del encuentro, pero ambos disparos terminaron rebotando en las piernas de los defensas tapatíos, quienes estacionaron muy bien su camión luego del tercer gol crema.

Y el árbitro silbó el final, Cruz Azul conoció a su rival en el partido más importante de la Copa GNP Por México, y no vuela ni tiene pico, sino que tiene cuernos y es rojiblanco. Las Chivas le recordaron su actualidad a las Águilas, y les hicieron ver que necesitan reforzarse, porque si así siguen, hasta el Mazatlán les gana a los Azulcremas.