Hace exactamente 6 años, la ciudad de Belo Horizonte, en Brasil, fue testigo de una noche histórica para la selección alemana, mientras que la verdeamarella sufrió su peor episodio mundialista en la historia. Aquí les traigo la Crónica de la semifinal del Mundial 2014.

Brasil no contaba con su estrella Neymar Jr pues se había lesionado en la instancia anterior y esta lesión lo marginó de los últimos 2 partidos del Mundial 2014, dicho esto, comenzamos.

Marco Antonio Rodríguez hizo sonar su silbato y dieron inicio las acciones desde el Estadio Mineirão, los anfitriones se enfrentaban a la Mannscraft con la encomienda de jugar la final de aquella justa mundialista en su casa y con su gente.

Arrancó el partido, Brasil contuvo el balón y llegaba a ofender constantemente a la defensa germana, pero no tuvieron éxito. Al minuto 10, Alemania tuvo un tiro de esquina a favor, el esférico cruzó más de la mitad del área grande hasta que fue rematado por Thomas Müller, quien se encontró solo frente al arco y no dudó en disparar a puerta. Así cayó el primero de la tarde.

Foto: ABC.es

Pasaron 12 minutos llenos de intensidad por parte de ambas escuadras, Brasil buscó a toda costa el gol del empate, pero la defensa alemana, comandada por Philipp Lahm, mantuvo segura el área teutona.

Minuto 22, Toni Kroos recibió el balón en la media luna del área brasileña, filtró la pelota para Müller, quien alzó la cara y encontró a Miroslav Klose, el hombre que podría romper el récord de goles mundialistas, Klose recibió y disparó raso pero potente, el esférico rebotó en Julio César y volvió a los pies del atacante alemán, que dio un paso y volvió a tirar a portería, teniendo vencido al arquero sudamericano. Cayó el segundo de la tarde en Brasil, cayó el tanto que ponía a Miroslav Klose en los libros de historia del futbol, pues se convirtió en el máximo anotador en justas mundialista, dejando atrás al Fenómeno Ronaldo Nazario (el cual estaba presente en las gradas del Mineirão).

Foto: Perú.com

Y así comenzó la fiesta alemana, pues al 24′, Kroos recibió, en las orillas del área, un balón retrasado que envió Philipp Lahm. El actual jugador del Real Madrid no esperó ni un segundo y remató de “primera intención” esa pelota para mojar las redes brasileñas y anotar el 3-0.

Foto: REUTERS/David Gray

Al minuto 25, Fernandinho perdió la de gajos poco antes del mediocampo y Tony Kroos la ganó, condujo unos metros y tocó para Sami Khedira, el mediocampista se encontró solo frente a Julio Cesar peró decidió regresarle el balón a Kroos, quien disparó con precisión hacia la portería del Scratch para poner la anotación de la goleada. El gol que provocó lágrimas en los espectadores brasileños, el gol que terminó la fiesta brasileña y que dio el “banderazo” a la fiesta alemana.

Foto: El Confidencial

Pero esto no estaba cerca de terminar, al minuto 29, Mats Hummels recuperó el balón en la media chancha, tocó para Sami Khedira y el mediocampista condujo hasta que vio libre a Mezut Özil, quien amagó para engañar a Julio Cesar y regresarle el esférico a Khedira, que encontró libre el ángulo de tiro y, sin más, disparó a puerta, de esta manera cayó el quinto gol de la tarde, un clavo más al ataúd brasileño que ya no sabían ni de donde les caían los goles. }

Foto: REUTERS/David Gray

Les metieron cinco goles en 18 minutos, quitaron a su estrella del récord histórico de goles mundialista, les hicieron ver su falta de equilibrio en la zona medular y defensiva, jugaron con ellos (y no en el sentido de que ambos equipos jugaron). Así llegó el anfitrión al término del primer tiempo, sin ganas, sin ideas, sin ánimos, pero lo más importante: sin goles.

Foto vía Twitter

Arrancó el segundo tiempo y llegaron los cambios en los equipos, Fernandinho y Hulk dejaron su lugar a Paulinho y Ramires para Brasil, mientras que Joachim Löw le daba descanso a Mats Hummels para que ingresara Per Metersacker.

No sabemos que fue lo que Luiz Felipe Scolari les dijo a sus jugadores al medio tiempo, pero si sabemos que les pegó justo en el orgullo, pues los primeros 10 minutos del complemento fueron dominados por la Cannarinha, teniendo 4 oportunidades a gol que fueron rechazadas por Manuel Neuer, guardameta germano.

Foto: Zimbio
Foto: Zimbio

El cronómetro marcaba el minuto 66 del tiempo corrido, André Shcürrle había ingresado en lugar de Klose en el minuto 59 y la iesta tuvo segunda parte. Philipp Lahm filtró el balón para Sami Khedira por la banda derecha, Khedira regresó al capitán alemán dentro del área brasileña y Philipp le pasó el esférico al recién ingresado Schürrle, que tenía 5 defensores alrededor de él, pero no se achicó y disparó a puerta, engaño a Julio César y puso el 6-0, la manita se había convertido en humillación.

Foto: Perú.com

El último de los teutones, y segundo gol de Schürrle, cayó al minuto 79, cuando Müller le picó el balón al entonces jugador del Chelsea, para que la intentara controlar y rematara de bote pronto hacia el arco brasileño, sin ángulo, sin mirar al portero, con mucha fe y mucha fuerza salió ese disparo. Amaneció con suerte André, porque el balón rebotó en la cara inferior del larguero y se metió. Nadie lo creía, ni Schürle, ni los alemanes, ni los brasileños, ni los propios aficionados. Caía la noche y con ella las lágrimas de la afición, 7-0 en semifinales de su propio mundial, en su casa y con su gente, una verdadera humillación.

Foto: Peru.com

Ya al minuto 90, el brasileño Oscar recibió un balón filtrado que lo dejó frente a Jerome Boateng, a quien recortó y dejó para estar de cara a Manuel Neuer, el delantero carioca amagó y disparó el balón con un tiro cruzado, la pelota entró a la portería, pero ya era muy tarde, ya no quedaba nada que celebrar, era “el de la honra”. 7-1 marcador final.

Foto: Peru.com

De esta forma culminó el encuentro, Alemania clasificó a la final del mundial esperando rival entre Argentina y Holanda. Los teutones buscaban su cuarta copa del mundo, pero sabían que la historia estaba ne su contra, pues ninguna selección europea había salido de un mundial en América como campeón. Hasta ese momento…