Luka Modric Balon De Oro Rusia 2018.

Una guerra, puede ser lo más atroz en la historia de un país e incluso de la misma humanidad, gane quien gane, los actos inhumanos dan igual a quien se declare victorioso.

Corrían los años 90”s en Europa, Luka tan solo tenía 6 años cuando estalló la guerra de los Balcanes en 1991, a Luka la guerra seria parte crucial de su vida, siendo tan solo un niño con muchas ganas de jugar al futbol.

 Con su padre alistado en el ejército croata, el joven vería cómo mataban a su abuelo cerca de su casa en Obrovac. Para evitar más problemas, su madre decidió trasladarse con su familia a Zadar, donde el pequeño Luka empezó a interesarse de verdad por el balón.

El niño pasaba todo el día jugando a la pelota, golpeando las paredes y sorteando todos los obstáculos que le iban saliendo a su paso.

“Jugaba todo el día y quebró más ventanas con su balón que las ondas de las bombas de la guerra”

Empleados de un Hotel donde Luka y su Madre habitaron por varios meses

 A pesar de la pobreza extrema que soportaba su familia, siempre dieron a Luka todas las facilidades para lograr su sueño.

El talento que demostraba en sus primeros pasos con el balón hizo a su familia confiar en sus posibilidades. Y, con 10 años, comenzó el sueño: después de jugar durante varios días un torneo en Italia, al pequeño Modric le iba a surgir la oportunidad de empezar a jugar en serio. Tomislav Basic, jefe de la cantera del Zadar, decidió fichar al joven jugador, en el que veía una gran proyección, por lo que le apoyo en su crecimiento.

“Eran muy pobres, no tenían dinero para materiales, así que decidí hacerle una espinilleras de madera que aún conservo, porque sabía que iba a ser un gran jugador”

Tomislav Basic.

Con esas espinilleras de madera, el joven jugador iba a empezar a destacar en el Zadar, lo que le permitió dar el salto al Dinamo de Zagreben en 2003. Un año después, ya debutó en la primera división croata, donde dejó claro que era un jugador de otro nivel.

 Cuatro años después, su fichaje por el Tottenham Spurs que  le sirvió para probar un fútbol más físico y de mayor velocidad en el toque como lo es la premier league, que se adaptaba a la perfección a las cualidades de Modric.

Tras varias temporadas al más alto nivel, el buen ojo de José Mourinho le permitió fichar por el Real Madrid, donde se ha convertido en un jugador imprescindible hasta el dia de hoy y pieza fundamental en varios títulos.

“La guerra me hizo más fuerte. Fueron tiempos durísimos para mí y para mi familia. No quiero arrastrar ese tema para siempre, pero tampoco me quiero olvidar de ello”

-Luka Modric

Actualmente a Luka no le gusta que le hablen acerca de su pasado, es como una hoja oscura en su historia, que el trata de enterrar.

“Es verdad que alguna vez se ha molestado por recordar esto. Pero yo creo que es parte de su vida y tiene que estar orgulloso de donde salió”.

– Tomislav Basic

Un futbolista que detrás de todos esos grandes logros y campeonatos, existe un Luka Modric que creció con silbidos de balas en su infancia, escuchar bombas en el campo; no de futbol sino de la guerra , que lo hizo convertirse en todo un hombre que intenta negar su pasado y sus sueños de madera que aún siguen vivos.