Fuente: Vanguardia



A su corta edad, Edson Álvarez decidió emigrar a Europa para cumplir su sueño, uno que ni su hermano o su padre pudieron cumplir, a pesar de que también fueron futbolistas profesionales.

Viajaba con etiqueta de defensa efectivo, reputación que se ganó no sólo en el América, también en la Selección Mexicana.

Pero lejos de vivir su sueño, ahora está viviendo duros momentos al encontrarse solo, en un país donde no tiene familia ni amigos.

Asi ocurrió apenas unas semanas después de que llegó a Holanda para integrarse al Ajax, pues extrañaba a su esposa e hija, además de quedarse sin minutos en el campo y ahora con el torneo holandés a punto de cancelarse.

“Si no estás jugando, es bueno volver a casa y encontrar distracción con tu familia, pero ahora abro la puerta de una casa oscura”, apuntó Álvarez, jugador del Ajax, para el periódico De Telegraaf, en febrero.

Álvarez pudo reponerse a las críticas de personalidades de aquel país como Ronald de Boer, quien es el encargado de las fuerzas básicas del Ajax.

“No estoy convencido de Edson, no creo que sea un futbolista que haga mejor al equipo en el mediocampo”, dijo.

El mexicano pasó de disputar 10 partido de Liga de Holanda en el segundo semestre del 2019, a sólo participar en dos en el 2020. En marzo parecía que se encendía una luz para Álvarez, pues el propio jugador subía a sus redes sociales fotos de él con su familia y ese obstáculo parecía superado.
Ahora el nuevo problema para Edson Álvarez fue la pandemia del coronavirus, que suspendió la mayoría de las competencias en Europa y no permitió que el mexicano se concentrara sólo en recuperar el nivel que lo convirtió en futbolista del Ajax.

Se perderá la oportunidad de ganarse un lugar en el equipo, pues el gobierno de Holanda ya decidió que se termine el torneo de futbol y el Ajax podría proclamarse campeón sin jugar la última parte del campeonato.