El medio-campista de Pumas tenía 17 años cuando fotografió por debajo de la falda a una trabajadora del club  
  • Por: Iñaqui Sanromán

Ciudad de México. – El periodista Ignacio Suárez dio a conocer, a través de una columna en Récord, un caso en el cual Marco Antonio García Robledo, actual jugador de Pumas, se vio envuelto en una situación de acoso años atrás.  

Los hechos, según la nota, tuvieron lugar cuando el volante y canterano universitario tenía 17 años. Una de las profesoras de la institución descubrió a miembros de la cantera mientras estos visualizaban las fotografías que le acababan de tomar por debajo de la falda.  

Reportó la situación a las autoridades correspondientes, quienes minimizaron el daño y prolongaron cualquier tipo de sanción al futbolista. Borraron las pruebas del delito, le devolvieron su teléfono a Marco y amedrentaron a la víctima.  

Dejó de dar clases y cuando Marco García ascendió al primer equipo fue despedida.  

Comunicado de Pumas 

Horas después salió a conocerse la postura del conjunto universitario. En un boletín informativo dieron a conocer que los hechos SÍ ocurrieron, pero la cronología dibujada por ellos fue diferente a la de la nota en Récord.  

“Después de entablar diálogo con ambas partes, acordó no despedir al jugador, a petición de ella, sino que se le sancionara con una suspensión por poco más de dos meses”, se puede leer en el comunicado. Cosa que contradice por completo la versión de la víctima.  

Además, en entrevista para TUDN, Leopoldo Silva -presidente del club- confirmó la re-apertura del expediente. “A partir de esta fecha he decidido suspender, de manera indefinida, al joven Marco García, en lo que sacamos las conclusiones del suceso”, concluyó el dirigente.