La re-estructuración de la escuadra felina está lista, solo toca esperar resultados  

Por Iñaqui Sanromán Bojórquez  

Ciudad de México. – Con la presentación de sus refuerzos pendiente, junto a otra posible adquisición, los Pumas están dándole el último toque a la reestructuración del equipo. Son un total de diez bajas y seis refuerzos, además de un cambio en la presidencia de la institución, los registros con los cuales se busca construir la nueva imagen del conjunto universitario.  

Sin embargo, al rompecabezas parecen faltarle y sobrarle piezas. Las puertas continúan abiertas para llegadas y salidas, puesto que Jesús Martínez, director deportivo del club, declaró que cualquiera de sus jugadores estaba disponible.   

Presidente nuevo  

La reelección de Enrique Graue como rector de la Universidad Nacional Autónoma de México significó la presentación de Leopoldo Silva como nuevo presidente del equipo. El ingeniero químico, ex funcionario en la Secretaria de Salud, tomó el lugar de Rodrigo Ares de Parga y llegó envuelto en dudas gracias a su nula experiencia dentro del mundo deportivo.

En un artículo de nombre ‘Los tres tristes grandes’, Ignacio Suárez habla sobre el primer día de Silva ante los jugadores. El apodo con el que lo recibieron fue ‘Polo Chapatín’ y algunos se presentaban ante él con apellidos distintos, sin que este reaccionara de alguna manera.

Marcelo Alatorre, ex jugador de los Pumas, externó para W Radio la incertidumbre que le genera el poco conocimiento del nuevo mandamás acerca del deporte y la historia del club.

La plantilla 

Fue el mismo Leopoldo quien declaró la situación económica con la cual se regirían durante el mercado de fichajes. Dejó claro que los refuerzos llegarían a través de intercambios o mediante una compra con el uso de posibles ganancias. Planteó también el diseño del equipo: una mezcla entre veteranos, extranjeros y cantera.  

Bajas: Martín Rodríguez (Morelia), Idekel Domínguez (Querétaro), Diego Rosales (Toluca), Tonatiúh Mejía (Atlante), Brian Figueroa (Querétaro), Kevin Escamilla (Toluca), José Carlos Robles (Atlante), Alan Mendoza (Celaya), Miguel Fraga (Correcaminos) y Jeison Angulo (Junior).  

Altas: Con respecto a las llegadas, Pumas reforzó cada zona del campo. Jerónimo Rodríguez (Real Oviedo) juega como lateral izquierdo, Sebastián Saucedo (Real Salt Slake) es mediocampista. Para el ataque llegó Fabio Álvarez (L.A. Galaxy), Rodrigo Cercedo (Atlanta) será el nuevo portero suplente. Alejandro Mayorga (Chivas) y Johan Vásquez (Monterrey) llegaron para reforzar la defensa.  

Dichos jugadores no tuvieron el habitual protocolo de presentación, lo que podría significar que la plantilla no está cerrada. En entrevista para TUDN, Míchel González confirmó a Leonel López, ex del América y perteneciente al Toluca, pero el club no lo anunció de manera oficial.  

A nueve años del último campeonato 

La última vez que la afición felina pudo festejar un título fue en el Clausura 2011, cuando derrotaron en la final a Monarcas Morelia. Desde ahí, Pumas obtuvo su pase a liguilla en ocho de los últimos 18 torneos. A pesar de que no se puede hablar de números rojos en ese aspecto, solamente en dos ocasiones pudieron colarse a semifinales, las otras seis cayeron en cuartos.  

Perdieron ante América en semifinales del Apertura 2015, sucumbieron en cuartos del Clausura 2014 y 2018 también contra las Águilas. Contra Tigres cayeron en semifinales del Apertura 2018 y en primera ronda de la edición de 2016. Pachuca fungió como verdugo en la misma instancia del Clausura 2014.  

La nueva cara del equipo tiene toda la intención de revertir el camino y, aunque el nuevo presidente prometió un título cada cinco años, su primer objetivo para el Clausura 2020 es estar entre los ocho primeros al final del torneo.  

En una liga donde gobiernan los equipos con mayor potencial económico, los Pumas esperan suplir esa herramienta con inteligencia deportiva. No sería la primera vez que un equipo con poco presupuesto irrumpe entre los adinerados, pero tendrán que equilibrar la balanza de alguna manera. El trabajo táctico de los felinos será fundamental para sus aspiraciones dentro de la Liga MX.