15776746675966

Por Pedro Ramos

Comenzaron los últimos 90 minutos del Apertura 2019, el último partido de la década en la Liga MX, el Club América recibía a los Rayados de Monterrey. El partido llegó con ventaja mínima del visitante, 2-1 quedó la ida en el Gigante de Acero.

Comenzó el partido en el Coloso de Santa Úrsula y solo pasaron 3 minutos para que la primera jugada de gol llegara, Bruno Valdez marcó en la porteria de Barovero, pero la anotación se anuló por una mano ofensiva del zaguero azulcrema.

Llegó el minuto 6 y con el cayó el primero de la noche, el gol del empate, con el que regresó la ilusión americanista. Federico Viñas controló, se abrió el hueco en a cancha regia y disparó pegado al poste, nada que hacer para Marcelo Barovero. Gol de vestidor y empate global en el Azteca.

El América comenzó como amplio dominador, sin embargo, el Monterrey apeló a su poderío ofensivo y tuvo una gran llegada de Dorlan Pabón, el colombiano centró y Funes Mori disparó pero el balón llegó al las manos de Francisco Guillermo Ochoa.

Minuto 25, Renato Ibarra desbordó por la banda derecha, centró a Roger y, de primera intención tiró con rumbo a la portería rayada, caía el segundo de la noche, todo el Azteca cantaba al unísono el GOL. Pero apareció el VAR, marcó una mano ofensiva de Richard Sánchez al inicio de la jugada y con ello se anuló el gol. Mientras se revisaba la jugada, Renato Ibarra abandonó el terreno de juego por molestia muscular, ingresó Nicolás Benedetti en su misma posición(extremo derecho).

Culminaba el primer tiempo, el Club América parecía perder la idea en el encuentro, sin embargo, una “Poesia” de Benedetti le dió la vuelta al marcador global. Nicolás recuperó, dejó plantado a Charly Rodríguez, regateó a Gallardo con una facilidad que lo llevó al límite del rectángulo, donde centró el balón para que Richard Sánchez apareciera en la frontal y marcara el segundo gol, el de la remontada, el de la 14, el gol que demuestra porqué trajeron al mediocampista paraguayo.

Y terminó el primer tiempo, los refuerzos de este torneo le estaban dando el campeonato al América. Viñas al 6′ y Sánchez al 41′ ponían a los pupilos de Miguel Herrera a 45 minutos de levantar el trofeo del Apertura 2019.

Al medio tiempo hubo un cambio de los Rayados, “El Turco” mandó a Janssen en lugar de Rodolfo Pizarro, sale un mediapunta para que entre un delantero centro, cambio demasiado ofensivo para los Rayados, manteniendo su defensa intacta.

Poco, casi nada lo vivido en los primeros minutos del complemento del partido, a pesar de la nueva posición de Gallardo (Extremo izquierdo) muy poco se le vio al seleccionado mexicano. Por su parte, las Águilas salieron tranquilos y defensivos, para intentar mantener la ventaja global del encuentro.

Faltando 15 minutos, Rogelio Funes Mori despertó y levantó a la “Pandilla”, luego de una grandísima jugada de Dorlan Pabón, quien aprovechó una pésima defensa de Jorge Sánchez para robar dentro del área azulcrema y luego, centrar el baló a Rogelio Funes Mori, quien marcó su gol 103 con Monterrey y empató el marcador global en la Gran Final.

Llegó el alargue en el Azteca, el gol de Funes Mori mandó el partido a los tiempos extra, una pésima jugada de Jorge Sánchez le bastó a Monterrey para lastimar y mandar el partido a otros 30 minutos.

Una sola jugada de peligro en todo el primer tiempo extra, Rogelio Funes Mori tuvo la oportunidad de darle el campeonato al Monterrey, sin embargo, el Mellizo voló el esférico luego de verse presionado frente a Memo Ochoa.

Arrancó el segundo tiempo extra y Nico Benedetti tuvo una oportunidad muy peligrosa para regresarle la ventaja global al América, pero su disparo se fue desviado de la portería del ‘Trapito’ Barovero.

Giovanni Dos Santos hizo la que pudo haber sido su mejor jugada desde su llegada a México, recibió el balón, corrió y centró el esférico para que Federico Viñas cabeceara a gol, el uruguayo remató con fuerza, pero la pelota se estrelló en el travesaño.

América fue de menos a más en los tiempos extra, pero sus esfuerzos no fueron suficientes para ganarlo en el alargue, hubo penales en el Coloso de Santa Úrsula, lo mejor estaba por venir.

La tanda decisiva:

Comenzó a cobrar la visita, Vincent Janssen fue el primero, el holandés tiró al centro y engañó a Ochoa, quien se había aventado a su izquierda.

Nicolás Castillo cobró el primero del América, a su izquierda, fuerte y con mucha jerarquia, desafortunadamente Barovero atinó y atajó el penal.

John Stefan Medina cobró el segundo de Rayados, duro y a la derecha, Ochoa se ñlanzó y atajó, 0-1 Monterrey.

Emmanuel Aguilera marcó su tanto, al mismo lado que los 3 anteriores, esta vez Barovero ni siquiera se movió y la pelota entró.

Rogelio Funes Mori no lo erró, Ochoa se aventó un poco tarde y no pudo alcanzar la pelota y cayó el segundo de los Rayados.

Guido Pizarro voló su penal, se le vio sin confianza y aunado a esto sus molestias musculares le jugaron una mala pasada.

Nico Sanchez cobró para Rayados, al mismo lugar de toda la tanda, Ochoa se fue al otro lado y el balón entró.

Gio no lo erró, la muerte súbita empezó y Gio no pudo perderse su oportunidad.

El tiro de gracia lo anotó Vangionni, en donde siempre se tiraron las penas máximas de la noche, Ochoa se fue al otro lado y el Azteca se silenció, 72 mil espectadores vieron a los Rayados coronarse, la gloria llegó para Monterrey y el Turco, la tercera fue la vencida para Mohamed, luego de perder 2 finales en su casa, la primera final que cierra de visita terminó por darle la quinta a los Rayados.

Hoy, Monterrey no duerme, la mitad celebra y despierta a la otra mitad, llegó la quinta, llegó el tan anhelado trofeo a las vitrinas rayadas, desde el 2011 la han buscado y finalmente la consiguieron. Los pies de Funes Mori, Vangioni, Montes, Charly, Janssen, Pabón y las manos y atajadas de Marcelo Barovero se llevan la gloria hasta la Sultana del Norte. El trofeo cambia de dueño pero permanece en la misma ciudad, Los Regios están conquistando la Liga poco a poco.