Con golazos en el Corregidora, Necaxa se clasificó a semifinales luego de remontar al Querétaro

Desde el arranque, los Gallos comenzaron ofensivos y tuvieron su recompensa reflejada en la primera anotación del encuentro, desde la cresta de su joven promesa, Marcel Ruíz, quien le ganó el salto a Noya, uno de los defensas más altos que hay en la liga. 1-0 al minuto 4.

Al 16′, cayó el segundo de la noche, Jeison Lucimí anotó de nueva cuenta dentro del área chica de Hugo González, poco a poco se acercaba el recuerdo de la última jornada necaxista, donde cayeron por marcador de 3-0 de visita ante el Club Puebla.

Al minuto 47, Luis Romo salió expulsado del encuentro, los de Vuce se quedaron con 10 y aun necesitaban 1 gol para avanzar a la siguiente ronda. El panorama se oscurecía en el Corregidora.

Arrancando el segundo tiempo, ya sin centrales nominales, los Gallos recibieron pelota tras pelota por parte de la ofensiva necaxista, el vendaval se convirtió a favor de los visitantes que, a pesar de perder en el marcador de hoy, seguían clasificados para las semifinales.

Y finalmente la superioridad necaxista rindió fruto, “El Chicote” Calderón marcó de nueva cuenta en esta llave, nada que reprocharle a Gil Alcalá, ya había salvado a los locales en bastantes ocasiones.

Al minuto 85, un golazo de Felipe Gallegos catapultó a los visitantes a las semifinales, la jugada la inició el Chicote, centró para Angulo, quien le puso el balón a Gallegos para finalmente clavar el esférico en el ángulo interior de Gil Alcalá.

El último clavo en el ataúd queretano llegó con un fierrazo de Maxi Salas, el delantero necaxista prendió la pelota desde fuera del área y esta botó estratégicamente para evadir al arquero de Querétaro y mojar las redes locales.

De esta manera concluyó el encuentro desde el corregidora, Necaxa vino de menos a más durante los 90 minutos, Querétaro se precipitó luego de la expulsión. La experiencia fue clave para que los dirigidos por Memo Vázquez avanzaran a la siguiente ronda.

Ni modo, Querétaro tendrá que esperar un torneo más para tratar de levantar su primer trofeo en la historia.