Monterrey sufrió altibajos que le alcanzaron para colarse como octavo general.

Francisco Rodríguez |@Paco_RS13

Los Rayados del Monterrey se metieron a la fiesta grande del fútbol mexicano como octavo lugar, después de un torneo bastante irregular en el cual, se llegó a pensar que no lograrían el ansiado pase a la disputa por el título.
Monterrey ganó 8 partidos, empató 3 y perdió 7, siendo junto con Monarcas, los equipos que están en la liguilla que más derrotas tuvieron.
El 30 de septiembre del 2019, la directiva tomó la decisión de terminar el proceso de Diego Alonso, luego de caer en el clásico Regio 0-2 ante los Tigres. Diego Alonso dejó al equipo con 16 puntos de 36 posibles y momentáneamente fuera de la liguilla.

El relevo fue un viejo conocido, Antonio Mohamed llegó al banquillo rayado el 9 de octubre, tomando al equipo en el lugar 14 de la tabla y con la misión de llegar a la liguilla, después del interinato de José Treviño en el cual perdieron 2-1 en Querétaro.
El Turco consiguió 11 de 15 puntos posibles para llevar al octavo sitio a Monterrey y enfrentar a Santos en la liguilla.

Monterrey tuvo un torneo irregular, sufrió para clasificar pero su mejor triunfo terminó siendo clave, ya que derrotaron 0-4 a Xolos en la perrera y se enfilaron a la fiesta grande.

En cambio, su peor derrota fue ante su acerrimo rival, Tigres, en el clásico Regio perdiendo 0-2 y quebrando el proceso de Diego Alonso.

Rogelio Funes Mori es el futbolista a seguir en Monterrey, desafortunadamente no podrá ser considerado para la ida por una lesión, pero estará de regreso para el juego definitivo en Torreón en el cual Monterrey buscará dar la campanada y eliminar al superlider.
Anotó 10 goles en el torneo regular.