Un viernes un tanto inusual en el medio y ambiente de la NFL.

Después del encuentro de TNF en donde independiente del resultado en donde los Browns vencieron a los Steelers con marcador de 7-21, desafortunadamente, lo que más salió a resaltar en el encuentro y lo que ha sido noticia las últimas horas, fue el conflicto y agresión que se obtuvo casi al final del partido.

Una jugada que parecía nada trascendente y que el marcador no fue nada cerrado, a segundos de que terminara el encuentro y los Browns como locales les daban una victoria más a su afición, dió lugar a una de las escenas poco comunes pero más fuertes en la liga.

La jugada que tiene como antagonista a Myles Garret de los Browns tiene un final parcial ejemplar, ya que tras un pase sin mucha ganancia por parte del QB de los Steelers, Mason Rudolph, y la tacleada al QB se tornó en un inexplicable desato de ira, ya una vez en el suelo, Garret no soltó a Rudolph y la batalla comenzó, la línea de Steelers intentó clamar y alejar a los implicados sin embargo, Garret consiguió despojar a Rudolph de su casco. Este último intenta ir por su casco y la provocación que se ha tenido por la rivalidad de estos mismos equipos a lo largo de los años y en especifico en este partido, que Garret terminó lanzando un golpe con el mismo casco al QB de Pittsburgh.

Ahí todo cambió, se perdió el control, ya que después de esta agresión, ambos equipos comenzaron a soltar de golpes,tñ todos contra todos sin saber porqué en especifico, sólo pareciera ser atacar al contrario por defender al compañero pero sin una razón clara.

Al momento obviamente y lo más leve del momento fue la expulsión a Garret, sin embargo esa sólo sería la punta del iceberg, las consecuencias y repercusiones que esto tendría por parte de la NFL estaba por conocerse.

Se anunció que Myles Garret fue suspendido de manera indefinida (lo cuál abarca por lo menos el resto de la temporada regular y playoffs, en caso de que accedieran). Al resto de los involucrados también les dieron sus sanciones: Markes Pouncey (de Pittsburgh) tiene 3 juegos de suspensión más una multa económica, Larry Ogunjobi (de Cleveland) tiene 1 juego de suspensión y multa económica. Por su parte a los equipos también se les multó con 250 mil dólares cada uno, según lo informado por la NFL este viernes.

En las declaraciones post-partido, Garret aceptó el error que cometió al perder el control de sí mismo por unos segundos, ya que tenían el control total del partido y el juego estaba por concluir.

Si bien es cierto que no es la primera vez que esta clase de acciones ocurren en los emparillados, la NFL cada temporada trata de ser más estricto en el sentido disciplinario para que esta serie de provocaciones se puedan eliminar por completo, ya que las mismas rivalidades tan antiguas como la de estas dos franquicias debe ser recordada por la calidad de encuentros y por la parte deportiva, no por las riñas, o altercados a lo largo de los años.