A pesar de una buena salida del candidato al premio Cy Young, Justin Verlander, los Nationals encontraron la manera y pisotearon 12-3 a los Astros en el juego número 2 dentro del Minute Maid Park, casa de los de Houston.

Al parecer la primera entrada es la favorita para ambas ofensivas, puesto a que tanto ayer y hoy las primeras carreras cayeron en dicha entrada. Ayer los jóvenes e ilusionados miembros de la novena de Washington le pegaron a Gerrit Cole; hoy decidieron que Justin Verlander sumaría una derrota más en Serie Mundial.

Tras un doblete productor del tercera base, Anthony Rendón, entraron las primeras dos carreras en la alta de la primera entrada y así los visitantes se pondrían en ventaja; sin embargo, no les dudó mucho tiempo pues Alex Bregman conectó home run de dos carreras y la pizarra se empató.

Pasaron cinco entradas en las que el pitcheo por parte de Stephen Strasburg y Justin Verlander fue exquisito. Las curvas de ambos pitchers desfilaron en el parque; los sliders deslizaron dentro de la caja de bateo. Así, se colgaron los ceros en el marcador.

Fue hasta la “fatídica séptima entrada”, como diría Pedro “El Mago” Septién, cuando un cuadrangular por parte del catcher, Kurt Suzuki, llegó y adelantó a los Nationals. Después, Verlander tuvo un mal turno y el manager A J Hinch decidió retirarlo de la lomita.

La debacle comenzó en ese momento, pues permitieron nueve carreras en las últimas tres entradas. La novena de Houston se notaba ddesgastada, desalentada y abandonada por su afición.

De esa manera, uno de los mejores pitchers en la historia de la MLB tuvo otro trago amargo, una gran salida en donde su ofensiva lo abandonó dejando seis hombres en las almohadillas. La serie viaja a Washington en donde ahora los locales de la mano de sus jóvenes figuras y dos lanzadores abridores buscarán concretar la barrida.