Esta mañana mediante un comunicado, Real Madrid y Barcelona dieron a conocer que el clásico español sería pospuesto debido a la problemática que se ha presentado en los últimos días.

El Real Madrid y Barcelona tienen plazo hasta el 21 de octubre para reorganizar el partido. Si no lo hacen, la Federación decidirá una nueva fecha.

A principios de esta semana, La Liga había pedido a la RFEF que el partido, programado para el 26 de octubre, cambiara de sede del Camp Nou de Barcelona al Santiago Bernabéu del Real Madrid.

Ambos clubes emitieron un comunicado en el que estaban de acuerdo en que el encuentro se lleve a cabo el 18 de diciembre fecha que también fue propuesta por la Federación española de fútbol. Sin embargo, La Liga presentó alegaciones y solicitó que el juego se programe para el 4 de diciembre. En el caso de que ninguno de los clubes llegue a un acuerdo, la Competición sería la encargada de tomar la decisión.