Por Sergio Capistrán.

El fin de semana, el Club América fue goleado por Cruz Azul en la cancha del Estadio Azteca por marcador de cinco goles a dos. Miguel Herrera director técnico de las Águilas, salió molesto y señaló al arbitraje como el principal culpable de la derrota de su equipo, además, insulto al juez central llamándole “puto”.

No es novedad la actitud tan soberbia del técnico mexicano, es bien sabido por muchos, que cuando un equipo dirigido por Herrera no funciona y se ve superado en la cancha, él culpa al arbitraje como el principal responsable de lo sucedido en el terreno de juego.

La noche del sábado, Cruz Azul y América se vieron las caras en el Estadio Azteca, las águilas tenían la ventaja de dos goles a uno, pero una infantil actitud de Roger Martínez condicionó el juego. El colombiano soltó un codazo violento al adversario y dejó a su equipo con diez hombres. A partir de esa expulsión, Cruz Azul no perdonó las oportunidades generadas y terminó por propinarle una goleada histórica a su acérrimo rival. Dejando así, a Miguel Herrera muy caliente.

Al terminar el encuentro, el técnico de las Águilas no atendió a los medios de comunicación que lo esperaban en Zona Mixta, la prensa le preguntaba su opinión acerca de la goleada de esa noche, a lo que el estratega dijo: “Hablen con el puto del árbitro que viene allá atrás”. Se esperaba un castigo ejemplar por parte de la FMF, pero una vez más, se demostró que la Federación es un chiste.

El reglamento marca cinco partidos de suspensión a la falta que había cometido Miguel Herrera, al último, la FMF solamente lo castigó tres partidos.

Una más y se va. La directiva del Club America está cansada de las actitudes y de la poca autocrítica de Miguel Herrera, es por eso, que le han puesto un ultimátum. El “Piojo” aprender a aceptar los errores que él y su equipo cometen en varios encuentros. El mexicano debe de dejar esa actitud tan soberbia a un lado y concentrarse en hacer funcionar a un equipo plagado de estrellas y también, respetar a las autoridades y al rival.